Los Aztecas

                     decapitaron

a la estampa de tu cabeza mexicana;

y cincelaron, como todos,

a la usura de su Fe

                                sobre la roca de tu carne.

Pupilos elegidos, ¡deslumbradas pupilas

                                                            vírgenes!

...preguntándose por el significado

                         del rodar de sus cráneos crédulos...

         Astronómicamente briagos y dentro de un friso,

mis pájaros de piedra, coloreados,

se levantan en estampida,

                                           en miríada de Cosmos.

                                          Carentes de tiempo.

 

(tíriti trán tán tán)

     ¡Te espero yo! Tragedia.

    Fumando tranquilidad y, curioso:

   atrayendo muñequitos crudos.

 

y heredad de la tierra una memoria, hermanos.

Nuestros brazos trazan otra Historia:

                                                 

Titiriteros tristes, que cázan futuros, yo:

te escruto con mis trabajos. Triada,

de mundos duros...

¡me procuré del casto conjuro! de tu,

 Fe aperreada; aprendida

en lo oscuro...

                      eres, del miedo,

                      lo más puro.  

...¡No me persignaré

al entrar en tus iglesias!...

te veo tiritar, creyente, y me digo:

                                     ¡no pudo!,

salió al sol temeroso

pero decidió volver al zulo:

de cara a la caverna

siempre tuyo:

                                            preferiré creer

                                           en aquello que duele,

                   y de lo que dudo. Algo, que es

                                                         seguro

(tíriti trán tán tán)

dime si yo te digo que te quiero

incertidumbre que calienta mi lumbre;

dime si yo te digo que no creo,

                                                 ¡que no quiero!

más cuentos de cielos y celos;

de infames infiernos y credos, ¡todos peros!...

que te digo que mi castigo

vive en el hombre, que quiere y quiere, 

                                     que llora y devora: 

niño del niño, que te requiere

y quiere, con lo que puede. 

(tíriti trán tán tán)

el mar que nos habita y grita,

se balancea con la luna, a púlsos

                                                       de balacera...

           ¡a puros caprichos de viejo pendejo!

la tierra no espera.

El arte nos banaliza

y la iglesia nos idiotiza....quiera que no

                                        nos vengan luego

¡conque otro Prometeo,

nos robó el fuego!

 

                                                        ...tíriti tí

                                                           trán trán.